¡Un gran "Hola" para todos vosotros amantes estupendos!

¡Un gran "Hola" para todos vosotros amantes estupendos!

¡Esta semana me gustaría daros algunas sugerencias de como el masaje puede ser un gran excitante! Os diré como un masaje sensual puede dar a vuestro amante una magnífica sorpresa después de un día difícil.

Si queréis saber aun más - ¡y estoy segura de que lo querrán! - visitad mi página aquí.

Primero que nada debéis crear la atmósfera correcta. Debéis preparar una habitación con amor usando velas, incienso y la música relajante de vuestra preferencia. Aseguraros que el aceite tibio que estaréis usando es aceite puro y natural para el contacto con las zonas erógenas.

Invitad a vuestro amado a la habitación que habéis preparado. Podrías comenzar por desvestiros mutuamente. Esto se puede hacer en cualquier momento del juego previo. El desvestirse puede hacerse en cualquier momento durante la preparación de la atmósfera, o después cuando comience el masaje y la conexión. Cuando quiera que os desvistáis, recordad que simbólicamente estaréis desarmando las defensas de vuestro amante y exponiendo su alma.

Ayudad a vuestra pareja a acostarse y podéis comenzar el masaje.

En general, a mejor manera de dar un masaje sensual y excitante es acariciando o masajeando el cuerpo en dirección de los genitales. Al energetizar o lamer a vuestro amante, prestad especial atención a la curva de la espalda, sobre todo en una mujer. Estimular esta región puede ya excitar sus zonas erógenas y lubricar el yoni. El masaje sensual no está destinado a tener los mismos efectos en el cuerpo como un masaje profundo. Al contrario, este se enfoca en crear confianza y conexión. Es para estimular la anticipación sexual entre los amantes.

Enfocaros en estar atentos a cualquier cambio sutil que ocurra en vosotros o en vuestras parejas. Aseguraros de incitar la comunicación. Al igual que utilizar vuestras manos, usad vuestros antebrazos también. Para añadir diversión y estimulación, intentad usar una venda sobre los ojos. Id más allá de usar las manos y los brazos. Vuestros pechos, cabello y genitales, además de diálogos provocativos son ideales para este propósito.

Mientras más largas y sutiles son las caricias, mas eróticas y estimulantes serán las sensaciones. Caricias profundas y cortas tienden a sedar y calmar. Tomad vuestro tiempo y alternad entre roles pasivos y activos.

Es mucho mejor excitar todo el cuerpo antes de llegar a los genitales. Después de construir la excitación estimulando las zonas erógenas, utilizad las partes menos excitables del cuerpo para relajar a vuestra pareja otra vez.

Sobre todo, recordad la regla principal: "¡Divertiros!"

Adoro trabajar con parejas. Ellas pueden llegar a hacerme llorar. Llegan a mi corazón directamente. Es tal el placer, y tan hermoso, ver como su amor se expande y crece. Gracias a todas las parejas y todos los amantes del mundo. Tengo unas "Gracias" especiales para aquellas parejas que han venido a mi a aprender sobre Tantra en mi Templo. Me enseñan cada día que podemos cambiar nuestras relaciones. Podemos hacerlas mucho mejor. ¡Los seres humanos quieren amar y ser amados! Tantra es una manera increíble de hacerlo y siempre hay tanto más que descubrir. Tengo más que decir al respecto en mi página para parejas.


Fabi