Ambientación:
Música, aceite, velas, incienso, colores...

Es importante que durante la sesión Tantra se despierten e intervengan todos tus sentidos. Así que es vital que el espacio para esta práctica sea visual y emocionalmente estimulante.

Por ejemplo, para estimular tus sentidos auditivos la suave música de fondo puede llevar a tu mente a otro lugar. Para excitar tus sentidos visuales, colores vivos y velas pueden ser estimulantes o calmantes para tus ojos dependiendo de la experiencia requerida.

Incienso y aceites esenciales afectan tu sentido del olfato y abren tus centros de energía. Durante la experiencia tántrica hasta tu sentido del gusto puede ser influenciado, con deliciosos bocados para deleitar el paladar (por ejemplo, suave y suculenta fruta: uvas, cerezas, fresas o frutos secos como pasas e higos).